viernes, 1 de junio de 2007

DE MARIA GRISELDA GARCIA CUERVA PARA EL PROYECTO CULTURAL SUR

Una noche tormentosa

El resplandor de un farol
resalta la minúscula figura
que se refugia debajo de un árbol
en la noche tormentosa.
El viento sacude las ramas
que no ocultan sus gemidos
y la lluvia furiosa
las baña con su llanto.
La oscuridad del cielo
penetra en la soledad
y una maldición escapa
de los labios de un mendigo.
La calle está desierta
y el aire se lamenta
con fuertes suspiros
que llegan hasta las nubes.
Los chaparrones se suceden
y empapan las veredas
que salpican la vida
con gotas de tristeza.

María Griselda García Cuerva
Dolores ( Bs.As )
Argentina
mg_cuerva@yahoo.com.ar


La llegada del otoño

El verano se despide
con misteriosos susurros,
hay nostalgia en el aire,
suspiran los secretos.
El viento lo saluda
con sus manos gigantescas,
se inclinan las ramas,
caen las hojas secas.
Los recuerdos solitarios vuelan
y en su viaje nostálgico
cruzan algunos pájaros
que buscan otro destino.
Las plantas temblorosas gimen
y se balancean con melancolía,
los pétalos de las flores
se desparraman en el suelo.
El otoño llega agitado
en medio de un remolino,
el encanto resplandece
en su traje colorido.

María Griselda García Cuerva
Dolores (Bs.As)
Argentina
mg_cuerva@yahoo.com.ar


Las caricias de la naturaleza

El ocaso se acerca
a las puertas de las almas,
las inunda de perfumes,
les regala su encanto.
En un clima hechicero
asoman los sentimientos,
florecen las fantasías,
las emociones pintan los labios.
Las ilusiones recorren caminos
y se encuentran con los sueños
que buscan un paraíso
con los colores de la esperanza.
La fragancia de las rosas
escala las montañas de la vida,
embriaga los corazones,
endulza las miradas.
Las caricias de la naturaleza
hacen brotar sonrisas,
borran las lágrimas,
despiertan los besos.

María Griselda García Cuerva
Dolores ( Bs.As )
Argentina
mg_cuerva@yahoo.com.ar


La belleza del bosque

El canto de los pájaros
inunda el espeso bosque
y resuena el aleteo
en el aire primaveral.
Las melodías embriagan el follaje
que se mece suavemente
y los troncos también gozan
la dulzura de los trinos.
El sol de oro sonríe
cuando ve las mariposas
que llevan los sueños
en sus alas transparentes.
Las flores silvestres se balancean
y el perfume dulce penetra
en las copas de los árboles
que llegan hasta el cielo.
Los colores de la belleza
pintan todo el paisaje
y en el horizonte se leen
los versos de un poema.

María Griselda García Cuerva
Dolores ( Bs.As )
Argentina
mg_cuerva@yahoo.com.ar

1 comentario:

Anamá Fez dijo...

Felicitaciones Griselda por participar en esta unión a los poetas en EL FESTIVAL DE LA PÒESÍA EN LA HABANA_CUBA...y por ser colaboradora en élcon tu bella poesía.
Anamá